UNA HUELLA IMBORRABLE

LUTO EN LA PARROQUIA DE SAN FRANCISCO JAVIER

Hondo pesar y tristeza se mueve en el ambiente navideño de nuestra Parroquia. El pasado día 14 de diciembre dejó de estar entre nosotros JOSÉ MEIJIDE RICO  (“José de Aurelia”).

JOSÉ, junto a su mujer Aurelia, fue de los principales colaboradores que tuvo esta Parroquia, desde su llegada a esta ciudad con su familia, previo paso por Anceis (Cambre), procedentes de su Aldea natal en las tierras de Arzua. Esta colaboración, anterior a la llegada de D. Severino, se intensificó de manera total en todos los ámbitos parroquiales, y en el paso del Templo antiguo en el sótano actual hasta la culminación de este espléndido complejo parroquial.  En los traslados al local provisional y el posterior retorno al nuevo, allí estaba José con su inseparable Aurelia. Había que hacer algún arreglo de carpintería, allí estaba su colaboración con los inolvidables Perfecto (q.e.p.d.), Bienvenido, José y Desiderio. En los arreglos de electricidad era el pinche de Victoriano. Había cualquier acto cultural, su presencia para el montaje de los accesorios, junto con Bienvenido, era una constante. Todos los homenajes que se hacen a personajes que colaboraron en las actividades, siempre tenían como “postre” los dulces de Aurelia, cuyo peón de brega en su obrador casero era José. Había que abrir o cerrar la Iglesia, José con su paciencia infinita, era el encargado, si José María o D. Severino no podían hacerlo. Y así podríamos seguir contando cosas y cosas de esta persona que no dejó indiferente a nadie.

Con este obituario también pretendemos hacer un homenaje general a tantas personas que colaboraron y siguen colaborando con este proyecto ilusionante, que enumerarlas a todas sería muy complicado, corriendo el riesgo de dejar siempre a alguien fuera de la lista. Lo que sí fue una casualidad es que el día de su fallecimiento coincidió con los de Ramón (marido de Estrella) y el diácono permanente José Manuel Area.

El día 15 recibió cristiana sepultura, después de una emotiva Misa de cuerpo presente presidida por D. Severino en la Iglesia Parroquial de Anceis, en el panteón familiar de dicha parroquia, acompañado por toda su familia y un innumerable grupo de amigos. El cariño que se le profesaba tuvo su mayor expresión en el funeral celebrado en nuestra Parroquia el sábado 23 de este mes, con el Templo totalmente abarrotado de fieles, solidarizandose con su familia.

Desde estas páginas queremos enviarle nuestro más sentido pésame a Aurelia, sus hijos, nietos y al resto de la familia.

Para terminar, todo se puede resumir en que nos dejó “UNHA GRAN PERSONA” que desde el cielo estará, ante el ALTÍSIMO intercediendo por su familia y por todos nosotros. D.E.P.