LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR (Domingo 13 de Mayo de 2018)

¡Qué tardos y duros de mollera son los discípulos! El mismo Jesús les llamó así a los de Emaús y hoy vemos dos ejemplos clamorosos. En el último minuto de su presencia los discípulos vuelven a preguntarle si ahora llega el reino, el reino material, el éxito mundano, al estilo de Herodes (1ª lectura: Hechos 1, 1-11). Incluso Marcos todavía piensa que creer en Jesús conlleva una amenaza que linda con la condenación eterna (Evangelio: Marcos 16, 15-20).

Hasta parece que Pablo en la Carta a los Efesios, está preocupado por la fidelidad de la Iglesia a Jesus y pide intensamente por ella (2ª Lectura: Efesios 1, 17-23). Pide al Padre que “os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. Ilumine los ojos de vuestro corazón…”. Porque ahí nos jugamos todo, y ahí se nos pide todo. Se nos pide que olvidemos otros dioses, otras religiones, que salgamos de la vieja ley, que abandonemos el temor, que descubramos la estupenda novedad de Jesús. Es lo que se nos pide y ofrece. Nos están regalando el reino y nosotros nos empeñamos de hacer de él una miserable chabola.